Crau que?... ¡llegó la hora del crowdfunding!

Por Javier Salinas - hace 5 años

Sección: Startups


Fuente: Braintom

 

Volvía de un viaje de negocios en el 2012 cuando leí un articulo sobre el crowdfunding en una revista del avión, me llamó la atención el poder de la comunidad y su rol en el financiamiento de la innovación y el emprendimiento.  Pero, ¿qué es el crowdfunding? La palabra resume dos conceptos a saber: el de comunidad (crowd en inglés) y financiación (funding en inglés), es la posibilidad de financiar una idea o emprendimiento a través de muchos pequeños aportes de personas, logrando una meta de capital en una plazo definido por las partes, por lo general 30 días, a través de una plataforma de crowdfunding.  La plataforma actúa como una vitrina, como un vehículo transparente que no asesora a las partes, ni al promotor del proyecto ni al aportante.  Las formas conocidas a la fecha son cuatro:

  

·       Donaciones (proyectos sociales).

·       Pre-venta (proyectos creativos como libros, música, teatro, películas, etc.).

·       Prestamos (para personas y empresas) y

·       El de aportes de capital (más conocido como Equity Crowdfunding).

 

Alrededor de estas han salido nuevas formas como royalties, inmobiliarios, compra de bien futuro etc.

El crowdfunding es también una poderosa herramienta de marketing y sobretodo de validación de un producto o servicio en el mercado, actualmente los Inversores Ángeles y el Venture Capital han encontrado en esta actividad más que un complemento, un elemento importante en el proceso de decidir una inversión.  Asimismo empresas como la Sony vienen utilizando estas plataformas para validar productos previamente a su fabricación. Pero veamos que está pasando en el mundo.

 

Fuente: unimooc

 

Según un Estudio reciente de Ernst & Young y la Universidad de Cambridge en Febrero 2015, nos presentan la importante evolución de lo que llaman “online alternative finance” y su importancia en proveer capital a las pequeñas empresas, a los innovadores y emprendedores en todo el mundo, bajo una forma más transparente y democrática (léase participativa) creando en consecuencia empleo y promoviendo estas actividades.

Según cifras del Banco Mundial, se estima que hacia el 2050 el monto involucrado para estas plataformas de financiamiento online, será de 300 billones de dólares americanos, habiendo cerrado el 2014 en 16.5 billones de dólares americanos, cuesta creer la tracción estimada pero las cifras de crecimiento y la incorporación de más países en el desarrollo de la legislación para el crowdfunding financiero así lo plantean. 

El país más avanzado en materia de desarrollo de mercado y producto es sin lugar a dudas Reino Unido, representa las dos terceras partes del movimiento en las plataformas de financiación online en Europa.  Países como España, Francia, Holanda vienen promoviendo el crowdfunding desde sus entidades oficiales buscando proveer de combustible a lo que consideran un importante motor de la economía como son las Start Ups, los innovadores y los emprendedores.  Italia siendo uno de los primeros países en regular el crowdfunding financiero, no encuentra aún la tracción que muestra sus pares comunitarios.  Por su parte los Estados Unidos es el mercado más grande en cifras absolutas en su versión no financiera.  Con fecha reciente (Marzo 2015)  se publicó la Regulación A+ dando así un paso más hacia la regulación del crowdfunding financiero, y permitir que personas de a pie, tengan también la oportunidad que hoy solo tienen los inversores acreditados en ese país.  Sin duda Kickstarter es la plataforma Rey.

 


 

Los productos de financiación vía online, van más allá del tema en cuestión, productos como el crowdfunding, el peer-to-peer lending, sistemas de pago y dinero electrónico, emisión de mini-bonos, micro colocaciones privadas entre otros, vienen revolucionando los mercados de capitales para la base de la pirámide.  Si bien los montos aún no inquietan a los bancos, estos ya vienen observando y probando su complementariedad, entidades como el ABN Amro que cuentan ya con una plataforma, o bancos como el BBVA que  incluye el tema en sus documentos de Investigación Económica, este último viene siguiendo de cerca desde el 2013 lo que será, sin duda, un producto complementario a su actividad.

 

 

En Latinoamérica, el desarrollo del crowdfunding viene saliendo adelante con dificultades, como los medio de pago adecuados (es decir con políticas definidas de crowdfunding como los hay en otros mercados), llevar adelante el proceso de evangelización o dar a conocer el concepto, como concluye un estudio realizado por el FOMIN y Mass Solution en el 2014 para el caso de México.  Hay todavía mucho por hacer y el desarrollo de estos mecanismos democratizadores e inclusivos, tendrá su momento y hay que prepararnos para ello.  Los miembros de la Alianza del Pacífico como Chile, Colombia y México ya están vienen trabajando ya en la legislación del crowdfunding financiero.

Aquí en nuestro país estamos trabajando para que ello ocurra, lento pero seguro, hemos visitado las instancias oficiales y han mostrado interés en seguir avanzando hacia la modernidad, no hacerlo, es simplemente darle la espalda al futuro.

 

¡Siguenos en Timov para conocer todo sobre innovación y emprendimiento en Latinoamérica!

Autor del artículo

Javier Salinas

Economista, promotor de la cadena de financiamiento del ecosistema emprendedor en Latinoamérica.  Co-Fundador de Kapital Zocial primera plataforma de Crowdfunding en el Peru y Presidente de la Asociacion Peruana de Crowdfunding.  Director del World Crowdfunding Council.  Miembro del Comite de Emprende UP de la Universidad del Pacifico.

Comentarios